antecedentes

Las primeras huellas humanas conocidas en Balmaseda se encontraron en el túmulo de La Garbea, aunque se debe tener en cuenta que estos monumentos funerarios prehistóricos son vestigios de actividades pastoriles trashumantes.

La primera noticia cierta de que existía un asentamiento anterior de población data de 1199, año de fundación de la villa, en que se le conceden sus propios fueros. En la creación de la villa se tendría en consideración lo favorable del terreno para un asentamiento entre el cerro y el río, y por tanto lugar apropiado para una población fortificada. También pesaría el interés por regular y fomentar el tráfico mercantil, potenciando el enlace Castro-Castilla y reutilizando para ello la vieja calzada romana que pasaba por aquí. El ser Balmaseda paso obligado del comercio la convirtió en plaza aduanera y en importante villa-mercado. Por ello, sus gentes se dedicaron principalmente al comercio, mesonería, industria artesanal, elaboración del hierro y el cobre, etc.  Las guerras del siglo XIX castigaron especialmente a Balmaseda, una vez más, por ser paso entre la costa y Castilla, aunque a juzgar por las muchas obras emprendidas entonces, también hubo años de bonanza económica.

cultura y tradición


Subida al Monte Kolitza - Víspera de la Pascua de Pentecostés. Subida al monte, romería en la ermita y bajada a la Plaza de San Juan

Mercado Medieval - Se llevó a  cabo por primera vez con objeto de la celebración del VIII  Centenario de la fundación de la Villa, tal fue el éxito que se celebra todos los     años desde entonces

Pasión Viviente de Cristo - Más de 600 vecinos de la Villa representan por sus calles "la Última Cena", "La oración del huerto", "El juicio ante el Sanhedrín", "El prendimiento" y la "Crucifixión" de Cristo. Jueves y viernes Santo

San Severino - 23 de Octubre, son las fiestas patronales. El Concurso de Pucheras destaca sobremanera, además de pasacalles, fanfarrias, juegos infantiles, actos culturales y deportivos, danzas conciertos y verbenas, etc.