riqueza gastronómica

Comer en Morella es realizar un viaje a los sabores del pasado. Reconocer la labor de las personas que sabiamente han preservado los productos y las razas autóctonas generación tras generación manteniendo las tradiciones culinarias de su pueblo. Precisamente es la cocina de esta tierra, el reflejo de la humildad de su gente y la gentileza de su territorio gracias  a los productos que se obtienen a través de la riqueza de sus paisajes

La Sierra del Maestrazgo representa un territorio único, poblado desde la antigüedad por pastores, agricultores, guerreros y nobles que fueron dejando sus conocimientos en los huertos, palacios, castillos, leyendas y tradiciones y en la forma de alimentarse de los habitantes de sus tierras.

Los platos típicos de Morella están basados en productos frescos de primera calidad y reflejan la historia marcada en su territorio. Elaborados de forma sencilla, pero con experimentadas recetas que han dado lugar a un gran recetario de gran difusión en la zona.

Ricas ollas elaboradas a partir de sustanciosos caldos y estofados de marcado carácter pastoral que nos transmiten los sabores de antaño, permitiendo superar el riguroso invierno que caracteriza al lugar. Morella es conocida por la gran variedad de productos cárnicos elaborados de manera artesanal además de por los platos típicos con hongos y setas que vienen marcados por el tradicional calendario de recolección anual.

Pero sin duda, la trufa es la estrella de la cocina moderna de la zona, cuya época de recolección se extiende de noviembre a marzo. En los comercios locales es fácil obtener este producto durante todo el año. 

Resulta imprescindible destacar la presencia olivos milenarios de la sierra del Maestrazgo que perduran en el tiempo gracias a la entrega de los agricultores que cuidan y miman estos preciados frutos dando como resultado el aceite de oliva virgen de primera calidad.

Los productos lácteos, quesos elaborados de manera tradicional y artesanal usando moldes medievales que proporcionan una clara definición y que son fácilmente reconocibles en los mercados locales. 

Otros productos como la miel, las almendras, forman la base de la repostería  tradicional que servirán de aderezo a los grandes maestros  panaderos que todavía hoy elaboran el pan con horno de leña.